Por qué es malo tomar leche y productos lácteos (1ª parte: cómo tener huesos más fuertes)

¿Leche mala para la salud?

Muchos españoles, incluidos algunos vegetarianos, aún consumen substanciales cantidades de productos lácteos (y los gobiernos aún los promocionan) a pesar de las evidencias científicas que cuestionan sus beneficios para la salud e indican sus potenciales riesgos…

El calcio es un importante mineral que ayuda a mantener los huesos fuertes. Nuestros huesos están constantemente remodelándose, lo que quiere decir que el cuerpo toma pequeñas cantidades del calcio de los huesos y lo reemplaza con nuevo calcio. Por lo tanto, es esencial tener suficiente calcio para que el cuerpo no haga decrecer la densidad ósea en este proceso de remodelación. Aunque el calcio es necesario para asegurar la salud de los huesos, los beneficios de la ingesta de calcio son inexistentes tras sobrepasar un cierto umbral. Consumir más de aproximadamente 600 miligramos al día (fácilmente obtenible sin productos lácteos o suplementos de calcio) no mejora la integridad de los huesos.

Leche mala para la salud huesos
Leche: ¿mala para la salud huesos?

 

Estudios clínicos muestran que los productos lácteos tienen poco o ningún beneficio para los huesos. Un estudio de 2005 publicado en la revista americana Pediatrics, mostraba que el consumo de leche no mejoraba la integridad/densidad de los huesos en niños.  En un estudio más reciente, los investigadores siguieron las dietas, actividad, física y factores de estrés de chicas adolescentes durante 7 años y concluyeron que los productos lácteos y el calcio no previenen fracturas en estos sujetos. De igual modo, un estudio de Harvard Nurses’ Health que siguió a más de 72.000 mujeres durante nada menos que 18 años, mostró que no existía un efecto protector contra las fracturas al incrementar el consumo de leche.

Entonces, ¿cuál es el factor que más influye a la hora de contar con unos huesos fuertes? Pues la respuesta es: El ejercicio físico. Así que a la pregunta de cómo tener unos huesos más fuertes, la respuesta es: Haz más ejercicio, disminuye el sodio de tu dieta y busca fuentes vegetales de calcio como el brócoli, espinacas,  kale, almendras, sésamo, judías, garbanzos o soja entre muchas otras. Incluso la mayoría de bebidas vegetales sustitutivas de la leche vienen fortificadas con calcio y vitamina D, necesaria para absorber dicho mineral y que también puedes obtener exponiendo tu piel al sol de 5 a 15 minutos al día dependiendo de tu tono de piel (más claro = menos tiempo de exposición).

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *